Ahorro de energía

¿Por dónde comenzar con el manejo responsable de la energía?

Nos gusta más el término manejo o gestión responsable de la energía. Porque, si bien el objetivo último es el ahorro, sólo se consigue si aplicamos principios y técnicas para conseguirlo.

Cuando analizamos el comportamiento energético de una familia o empresa, lo primero que buscamos es los espacios (en general exteriores) que deben iluminarse en horarios específicos o condiciones muy precisas: presencia, luminosidad. Si bien es algo muy básico, basta por caminar por nuestro propio barrio para encontrar luminarias exteriores encendidas en pleno día, ya sea en casas o edificios.

En segundo lugar, y es aquí donde la domótica se despega de la simple automatización, buscamos determinar aquellos casos donde se está climatizando e iluminando espacios sin uso.  Dependiendo del caso tenemos distintas soluciones para proponer, pero la clave suele ser una sala u oficina que no se usa durante 10’ no se debe iluminar ni climatizar. Mucho más si esa sala tiene otros dispositivos en uso, como proyectores o pantallas. Cuando hay conciencia sustentable en la familia o la empresa, el compromiso para cumplir con el ahorro de energía existe. Pero aún en ese caso, ese compromiso muchas veces no alcanza. Nos frustra mucho cuando encontramos un cuarto vacío y climatizado e iluminado durante mucho tiempo. 

Cuando el compromiso o la cultura no alcanza, tenemos que buscar herramientas que nos permitan alcanzar los objetivos de ahorro de energía. Y esa herramienta se llama domótica.

 

 

luces dia

 

cliematizacion-clave

El gran culpable

Como decíamos, los primeros indicios son de aplicación de un poco de sentido común. Pero cuando se debe analizar, tanto el consumo como el derroche, se debe primero comprender las necesidades y preferencias. Y eso se aplica tanto a una familia como a una empresa o negocio.
Un tema clave, tanto por la incidencia en el consumo total de una propiedad, como por el impacto que tiene en la habitabilidad es la climatización. Dependiendo del tipo de propiedad puede representar entre un 30 hasta un 60% del consumo total. Entonces, todo elemento que ayude a establecer criterios objetivos de uso, finalmente redundará en un beneficio económico.

Basado en nuestra experiencia, podemos asegurar que no hay dos proyectos iguales. De hecho no los tenemos ¡y nos hubiera resultado muy conveniente! Pero sí podemos asegurarles que la experiencia es un factor clave en el análisis de una problemática dada.
Una de las grandes ventajas que tenemos en Mundomótica es que tenemos un gran abanico de soluciones. No necesitamos forzar a que nuestros clientes compren un producto dado. Nos aseguramos de tener el mejor producto para cada necesidad, y a partir de allí, aseguramos ofrecerles la mejor opción de automatización que existe en nuestro mercado. Y por supuesto, a un precio razonable.

 

 

 

ahorro10p

¿Cómo garantizar el ahorro?

Una de las claves es hacer viable un proyecto. Y para eso, debemos calcular (juntos) el retorno de inversión.
Por supuesto que existen distintos enfoques para alcanzarlo. Pero ese retorno de inversión existe.
Hoy un proyecto serio de construcción incluirá obligatoriamente el uso de aislantes térmicos, aberturas con doble vidriado hermético y demás soluciones que aportarán mejoras (y ahorros) en el uso permanente del inmueble. Lo mismo sucede con la aplicación de distintos automatismos, incluyendo la domótica.
Para las empresas existen otras herramientas financieras. Pero, otra vez, hay que analizar cada caso.

Nos gustaría analizar tu caso. Completá el formulario y nos pondremos en contacto a la brevedad.

sn-subs800